Causa nº 2611/2009 (Casación). Resolución nº 26343 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 22 de Junio de 2011 - Jurisprudencia - VLEX 333063178

Causa nº 2611/2009 (Casación). Resolución nº 26343 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 22 de Junio de 2011

Fecha de Resolución:22 de Junio de 2011
Movimiento:RECHAZA CASACION EN EL FONDO
Rol de Ingreso:2611/2009
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:2108-2007 - C.A. de Concepción
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

1

Santiago, veintidós de junio de dos mil once.

Vistos:

En estos autos rol Nº 2611-2009, sobre juicio ordinario de indemnización de perjuicios, la parte demandante doña V.B.P. ha interpuesto recurso de casación en el fondo en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepción que confirma el fallo de primer grado que condena al Servicio de Salud de la misma ciudad a pagar la suma de siete millones de pesos por indemnización de perjuicios a título de daño moral en la forma señalada en el motivo décimo quinto, esto es suspendiendo la entrega del monto indemnizatorio hasta cuando E.B.B., hija de la actora, llegue a la mayoría de edad, debiendo depositarse dicho monto en el Banco Estado de Chile a su nombre para ser retirado en la oportunidad indicada.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero

Que el recurso denuncia la infracción de los artículos 243 y siguientes del Código Civil.

Explica que el yerro jurídico se produce porque el fallo no aplica el mencionado artículo 243, el que define la pa tria potestad como un conjunto de derechos y deberes que corresponden al padre o a la madre sobre los bienes de sus hijos no emancipados. Agrega que el artículo 250 del Código Civil señala que la patria potestad confiere el derecho legal de goce sobre todos los bienes del hijo, determinando ciertas excepciones, en las que no cabe el monto indemnizatorio regulado en este proceso a favor de la menor de edad. Por consiguiente, la administración de los bienes del hijo por expreso mandato legal la ejerce quien detente la patria potestad respecto del cual sólo se encuentran excluidos los bienes que forman el peculio profesional o industrial, los que son administrados por el hijo, según lo prescribe el artículo 251 del código citado.

Indica que el interés superior del niño se encuentra suficientemente resguardado, toda vez que el propio artículo 252 del Código Civil que prescribe que el derecho legal de goce consiste en la facultad de usar los bienes del hijo y percibir los frutos, pero siempre con cargo de conservar su forma y sustancia y de restituirlos, si no son fungibles; o con cargo de volver igual cantidad y calidad del mismo género, o de pagar su valor, si son fungibles. A este respecto, expresa que la responsabilidad en la administración, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 256 del Código Civil, es hasta la culpa leve, debiendo los padres una vez terminada la patria potestad rendir cuenta de tal administración.

Concluye categóricamente que la decisión de la sentencia es errónea, puesto que se contraría la ley al estimar que la administración del monto indemnizatorio escapa a las normas de la patria potestad.

Finalmente, enfatiza que no guarda relación alguna con el presente caso la analogía que realiza el juez de la causa con la disposición legal que establece la manera de computar el cuadrienio para solicitar la nulidad relativa o su residuo.

Segundo

Que al explicar la forma como el error de derecho denunciado influyó en lo dispositivo de la sentencia, el recurso señala que de aplicarse correctamente los preceptos precitados la decisión habría sido contraria a la que se asentó, esto es, no se habría ordenado la suspensión del pago del monto indemnizatorio.

Tercero

Que es necesario señalar que la demanda de autos fue interpuesta por doña V.B.P. en representación de su hija menor de edad E.B.B., nacida el 7 de enero de 1998, en contra del Servicio de Salud de Concepción, por cuanto su hija sufrió daños a consecuencia de una intervención quirúrgica realizada en forma negligente, tras...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA