Causa nº 82/2017 (Casación). Resolución nº 38 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 19 de Diciembre de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 699306485

Causa nº 82/2017 (Casación). Resolución nº 38 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 19 de Diciembre de 2017

Fecha de Resolución:19 de Diciembre de 2017
Movimiento:RECHAZA CASACION EN EL FONDO (M)
Rol de Ingreso:82/2017
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:732-2016 - C.A. de Valparaíso
Rol de Ingreso en Primer Instancia:C-1248-2013 - 4º JUZGADO CIVIL DE VALPARAÍSO
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, diecinueve de diciembre de dos mil diecisiete VISTOS:

En estos autos rol N° 82-2017 del Cuarto Juzgado Civil de Valparaíso, seguidos por restitución de bienes y demanda reconvencional de cumplimiento de contrato e indemnización de perjuicios, el demandado, Puerto Olímpico Ltda., deduce recurso de casación en el fondo en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaíso que confirmó, con costas del recurso, la de primer grado que acogió la demanda de restitución de bienes planteada, declarando que el contrato que ligaba a las partes quedó terminado a partir del 09 de mayo de 2013; además, negó lugar a la demanda reconvencional, en cuanto se pidió declarar incumplidas diversas obligaciones, distintas de aquella de proporcionar una pluma para arriar e izar embarcaciones; asimismo, declaró prescrita la obligación, de la que era deudora Empresa Portuaria Valparaíso, de proporcionar a Puerto Olímpico Limitada una pluma para izar y arriar embarcaciones menores en el Varadero del M.B.; también desechó la excepción de contrato no cumplido alegada por Empresa Portuaria Valparaíso y, por último, ordenó que la restitución de los inmuebles e instalaciones entregados a Puerto Olímpico deberá efectuarse en el plazo de 10 días contado desde que la sentencia quede ejecutoriada, con costas a la parte demandada.

Se trajeron los autos en relación.

CONSIDERANDO:

PRIMERO

Que en un primer capítulo el recurrente acusa que la sentencia quebranta los artículos 1698, 1562, 1700, 1702 y 1713 del Código Civil; los artículos 346, 394, 398, 399, 400 y 402 del Código de Procedimiento Civil, en relación con los artículos 1545 y 1546 del Código Civil y los artículos 6 y 53 de la Ley N° 19.542, de Puertos. Denuncia, además, la contravención del artículo 2, sección 2.6.6 literal c) página 52 del contrato de concesión y arrendamiento, Proyecto Puerto Barón, celebrado por la Empresa Portuaria Valparaíso y Plaza Valparaíso S.A., mediante escritura pública suscrita ante el notario de Valparaíso Marcos Díaz León, de 10 de noviembre de 2006.

Al respecto arguye que el fallo efectúa una interpretación errónea de la prueba rendida, puesto que fundamenta la decisión de rechazar la excepción opuesta por su parte de falta de legitimación activa de Empresa Portuaria Valparaíso en que no se habría concretado la entrega de los terrenos e instalaciones donde opera Puerto Olímpico Limitada a la Concesionaria Plaza Valparaíso S.A.; sostiene que, sin embargo, dicha argumentación choca frontalmente con el sentido común y con la abundante prueba rendida, cuya ponderación y evaluación reglada ha sido flagrantemente violada por la sentencia.

En este sentido alude al certificado emitido por el Gerente General de la Empresa Portuaria Valparaíso, de 28 de noviembre de 2013, alegando que no fue analizado en la sentencia impugnada, pese a que por su intermedio se acredita que los terrenos que ocupa Puerto Olímpico, y que forman parte de los que se otorgaron en concesión a Plaza Valparaíso S.A., fueron recibidos por ésta.

En esta perspectiva asevera que se acreditó, mediante la diligencia de inspección personal del tribunal, que, contiguo a Puerto Olímpico, existía un restorán que ocupaba parte del área de concesión cedida a P.V.S.A., el que, sin embargo, siguió operando después de que se entregara ese sector a la concesionaria, antecedente que demuestra que el ejercicio de un título de mera tenencia, como el de su parte, no impide la concreción de la entrega en comento. Más adelante, y al examinar la influencia de los vicios denunciados, expone que en la especie debieron aplicarse los artículos 6 y 53 Ley N° 19.542, que establecen que Empresa Portuaria Valparaíso no ejerce administración alguna sobre los bienes entregados en concesión mediante un contrato solemne y cuya restitución solicitó en autos.

Enseguida aduce que la sentencia infringe las normas reguladoras de la prueba, en primer lugar, al ponderar la documental aparejada, toda vez que el certificado aludido más arriba, que emana del Gerente General de Empresa Portuaria Valparaíso, de 28 de noviembre de 2013, fue acompañado por Plaza Valparaíso a los autos del Segundo Juzgado Civil de Valparaíso caratulados "B. con EPV", de lo que deduce, conforme el artículo 1702 del Código Civil, que se trata de un instrumento privado reconocido por la parte y que, por consiguiente, la declaración contenida en él relativa a la entrega de los terrenos constituye plena prueba en contra de Empresa Portuaria Valparaíso.

En segundo término aduce que el fallo de primer grado, al rechazar la confesión prestada por el Gerente General de Empresa Portuaria Valparaíso, transgrede lo dispuesto en el artículo 398 inciso segundo del Código de Procedimiento Civil en relación con el artículo 1713 del Código Civil, al tergiversar su contenido y dejar constancia de hechos distintos a los plasmados por el confesante en el escrito en el que se verificó dicha confesión, presentado ante el Segundo Juzgado Civil de Valparaíso. Acusa que con tal proceder se acomoda forzadamente lo confesado y se concluye que la entrega del área de concesión no fue total y que EPV tiene la administración de los bienes entregados en concesión a Plaza Valparaíso, pese a que en parte alguna de tal confesión se expresa que dicha entrega haya sido parcial.

A mayor abundamiento, afirma que la prueba rendida es concluyente en cuanto a que toda el área de concesión está bajo la administración de Plaza Valparaíso S.A. y que su parte debe reportarse y coordinar toda su actividad con la concesionaria.

Manifiesta que resulta carente de lógica la argumentación de la sentencia destinada a restar mérito probatorio a la confesión prestada ante otro tribunal por el abogado de EPV. Al respecto expone que, según dicho razonamiento, para que opere la subrogación entre Empresa Portuaria Valparaíso y Plaza Valparaíso S.A. en los derechos de la primera en el contrato de Operación del Varadero celebrado con Puerto Olímpico, su parte debía entregar los bienes físicos demandados en autos a Empresa Portuaria Valparaíso, para que ésta se los entregara a Plaza Valparaíso S.A. Aduce que, sin embargo, tal argumento no es razonable, puesto que, de ser efectivo, la cláusula contenida en el artículo 2, sección 2.6.6 literal c) página 52 del contrato de concesión y arrendamiento, Proyecto Puerto Barón, celebrado por la Empresa Portuaria Valparaíso y Plaza Valparaíso S.A. con fecha 10 de noviembre de 2006, carecería de eficacia y no tendría razón de ser, con lo que se contravendría el artículo 1562 del Código Civil que obliga al juzgador preferir la interpretación de la cláusula contractual que produce efecto por sobre la que no lo causa.

Enseguida acusa que el fallo de segundo grado desecha la confesión prestada por el gerente general de Empresa Portuaria Valparaíso en esa instancia, en cuanto asevera que los hechos respecto de los cuales se tuvo al absolvente por confeso no modifican ni alteran los fundamentos de la sentencia de primer grado. Sostiene al efecto que el fallo no pondera debidamente el mérito de dicha probanza, prestada por el Gerente General de la demandante y por cuyo intermedio reconoció que se produjo la subrogación de derechos entre Empresa Portuaria Valparaíso y Plaza Valparaíso S.A. en febrero de 2013 en el contrato que liga a la primera con su representada, con lo que transgrede el artículo 402 del Código de Procedimiento Civil, que establece la primacía de la confesional por sobre otros medios de prueba.

SEGUNDO

Que en un segundo acápite sostiene que el fallo transgrede lo prescrito en el artículo 38 de la Ley N° 19.542, de Puertos, y en los artículos 8 y 1698 del Código Civil, falta que concurre en cuanto atribuye la facultad de poner término al contrato a un ejecutivo que carece de la misma.

Explica que la Ley N° 19.542 previene que es al Gerente General de Empresa Portuaria Valparaíso, y no a un funcionario de la misma, a quien compete suscribir cualquier modificación al contrato acordado con su parte. Así, el artículo 38 prescribe que corresponde al Gerente General la ejecución de los acuerdos del directorio y la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA