Causa nº 87838/2016 (Casación). Resolución nº 264601 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 31 de Mayo de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 681855025

Causa nº 87838/2016 (Casación). Resolución nº 264601 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 31 de Mayo de 2017

Fecha de Resolución:31 de Mayo de 2017
Movimiento:RECHAZA CASACION EN EL FONDO (M)
Rol de Ingreso:87838/2016
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:2085-2015 - C.A. de Concepción
Rol de Ingreso en Primer Instancia:C-93-2014 - 3º JUZGADO CIVIL DE CONCEPCIÓN
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

1

Santiago, treinta y uno de mayo de dos mil diecisiete.

Vistos y teniendo presente:

Primero

Que en conformidad a lo dispuesto en el artículo 782 del Código de Procedimiento Civil, se ha ordenado dar cuenta del recurso de casación en el fondo deducido por la parte demandada, en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Concepción el día diez de agosto de dos mil dieciséis que, revocando el fallo de primer grado, acoge la demanda deducida, condenando al Fisco de Chile a pagar a la demandante G.G.C. la cantidad de $50.000.000 y a J.A. y E., ambos de apellidos M.G., el monto de $25.000.000 para cada uno de ellos, todo a título de indemnización por el daño moral causado en razón de la falta de servicio incurrida por la Dirección de Vialidad.

Segundo

Que por el recurso mencionado se denuncia la infracción de los artículos 4 y 42 de la Ley N°18.575, 47, 1702, 1712, 1698, 2314, 2316, 2329 y 2330 del Código Civil, 108, 116, 112, 146 y 169 inciso 5° de la Ley N°18.290 y artículo 426 del Código de Procedimiento Civil.

Asevera el recurrente que las normas citadas regulan el estatuto de responsabilidad de la Administración por falta de servicio y merecen aplicación conjunta con aquellas disposiciones de derecho común que reglamentan la responsabilidad extracontractual y la exposición imprudente al daño, quedando establecido que para que surja obligación 2

de resarcir los daños se requiere la concurrencia de una serie de circunstancias. En este sentido, el concepto de falta de servicio no puede ser vago ni impreciso de la forma en que resultó configurado en el fallo impugnado, como tampoco su alcance está entregado a la discrecionalidad del intérprete.

Afirma que para que se establezca una actuación antijurídica de la Administración primero debe precisarse cuál es la conducta exigible al órgano, sus facultades, funciones y deberes. Por otro lado, para que se configure una omisión, es necesario asentar que el órgano estaba jurídicamente obligado a ejecutar alguna acción.

En este caso en concreto, el fallo señala que el camino donde ocurrió el accidente tenía 3,40 metros de ancho y describe la inexistencia de la señalización vertical en las proximidades del lugar del accidente, estimando éstas como causas directas, pero sin consignar las normas jurídicas que precisen la obligación del Estado de actuar en relación a este sector. En efecto, la sentencia sólo se limita a reproducir el artículo 174 inciso quinto de la Ley N°18.290 que establece un principio general de seguridad en todos los caminos del país pero, en concepto del recurrente, tal disposición resulta insuficiente para definir la conducta exigible al demandado, tratándose de un camino como el de autos, de montaña, no pavimentado, con fuertes pendientes, sinuoso y 3

angosto, que carece de berma, todo lo cual obliga a la conducción cuidadosa y prudente, por conductores con experiencia.

En consecuencia, la sentencia debió establecer si la Dirección de Vialidad estaba obligada a construir un camino más ancho o a instalar señalética. Sólo de esta forma era posible definir el servicio que se está obligado a prestar y determinar si se cumplió o no con ello.

Explica que se acreditó que el camino había tenido intervenciones a través del plan de conservación contenido en el denominado Manual de Carreteras y, por tanto, se cumplieron las imposiciones legales respecto de la mantención, conservación y señalización de la vía, circunstancia que debió haber permitido el descarte de la falta de servicio imputada.

Por otro lado, el daño se tuvo por acreditado en circunstancias que no se rindió prueba a su respecto, limitándose el fallo a presumir su existencia por el vínculo de parentesco de los actores con la víctima, infringiendo así las leyes reguladoras de la prueba, toda vez que el perjuicio moral debe acreditarse al igual que la falta de servicio y la relación de causalidad.

Respecto de las presunciones, asevera que no existen hechos base legalmente acreditados, de manera que se infringe el artículo 47 del Código Civil al considerar que un solo hecho tiene mérito para constituir base de una 4

presunción judicial, toda vez que la disposición exige varias circunstancias. En este caso, se colige erradamente que de la conducta no probada de la administración se deriva el daño experimentado por los actores, tan solo por el vínculo parental.

Adicionalmente, se resuelve que la circunstancia de que haya cedido el terreno en que ocurrió el accidente fue la causa basal de éste y del perjuicio. Expone el recurrente que resulta claro que parte del terreno cedió, pero ello no permite formular conclusiones relacionadas con que ello haya sido necesariamente consecuencia de la falta de mantención del camino o, por el contrario, de la impericia en la conducción por parte de la víctima.

Argumenta que la influencia de los señalados vicios en lo dispositivo del fallo resulta ser sustancial, por cuanto la correcta aplicación de las normas ya citadas habría llevado a confirmar el fallo de primera instancia, por no haberse probado suficientemente los presupuestos de la responsabilidad del Estado por falta de servicio.

Tercero

Que los antecedentes se inician por la demanda deducida por G.G.C., J.A. y E.S., ambos de apellidos M.G., en contra del Fisco de Chile, en razón de los hechos ocurridos el día 19 ó 20 de enero del año 2010, fecha en la cual A.D.M.S. – cónyuge de G.G.C. y padre de los otros actores – conducía un 5

camión por el camino rural denominado “El Tesoro”, correspondiente a la Ruta P-32-O, a 18 kilómetros de Curanilahue. Explican que el móvil volcó hacia el costado derecho del camino, siendo ubicado al fondo de un barranco a 128 metros de profundidad, accidente a causa del cual el conductor fallece por la gravedad de sus lesiones.

Exponen que el lugar del accidente es una vía pública, ripiada, con alto tráfico de camiones forestales, un ancho irregular de entre 8 a 12 metros, contando con dos puntos altamente peligrosos debido al desmoronamiento de parte de la carpeta de rodado de la calzada, quedando ésta de una extensión de no más de 4 ó 5 metros, es decir, una sola vía, que no permite el paso simultáneo de dos vehículos.

Aseveran que en el lugar no se ejecutaron trabajos de mantención ni tampoco había letreros de advertencia de peligro, particularmente en lo relativo a desmoronamientos, máxime si éstos se hallaban al borde de acantilados. Por tanto, la Administración del Estado, específicamente, el Ministerio de Obras Públicas, incurrió en una falta de adecuada mantención y señalización de las vías, circunstancia que configura una falta de servicio.

Todo lo anterior causó en los demandantes un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA