Causa nº 93003/2016 (Casación). Resolución nº 29 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 12 de Septiembre de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 693064249

Causa nº 93003/2016 (Casación). Resolución nº 29 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 12 de Septiembre de 2017

Rol de Ingreso en Primer Instancia:C-76777-2010 - 1º JUZGADO DE LETRAS DE SAN FERNANDO
Rol de Ingreso:93003/2016
Movimiento:RECHAZA CASACION EN EL FONDO (M)
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:500-2016 - C.A. de Rancagua
Fecha de Resolución:12 de Septiembre de 2017
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, doce de septiembre de dos mil diecisiete.

Vistos:

En estos autos rol N° 93.003-2016 del Primer Juzgado Civil de San Fernando, seguidos por regularización de derechos de aprovechamiento de aguas conforme al artículo 2° transitorio del Código de Aguas, la oponente, Endesa S.A., deduce recurso de casación en el fondo en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Rancagua que confirmó la de primer grado que rechazó la oposición deducida por dicha compañía y, en consecuencia, acogió la demanda, por lo que ordenó inscribir a nombre del solicitante un derecho de aprovechamiento de aguas consuntivo, de ejercicio permanente y continuo, con un caudal total de 15 litros por segundo de la quebrada Puente de Dios, y otro derecho de aprovechamiento de aguas consuntivo, de ejercicio permanente y continuo, con un caudal total de 10 litros por segundo de la quebrada El Tigre, en el Registro de Propiedad de Aguas que el Conservador de Bienes Raíces de San Fernando tiene a su cargo, sin costas.

Se trajeron los autos en relación.

CONSIDERANDO:

PRIMERO

Que en un primer capítulo se acusa la errónea aplicación del artículo 2° transitorio del Código de Aguas.Al respecto el recurrente señala que la sentencia hace una aplicación extensiva de una norma especialísima como es el artículo 2° transitorio, desatendiendo su verdadero sentido y alcance. Así, indica que esa disposición corresponde a una de naturaleza excepcional y uso restrictivo, aplicable sólo respecto de aquellas personas que a la fecha de entrada en vigencia del Código de Aguas, vale decir, al 29 de octubre de 1981, estaban haciendo uso de ellas y cumplían los demás requisitos exigidos por la ley.

Explica que el error consiste en haber hecho una aplicación extensiva del mencionado artículo 2° transitorio, toda vez que el usuario que ha solicitado la regularización adquirió el predio recién en el año 2007 y, por ende, comenzó a hacer uso de las aguas en esa fecha, de modo que no cumple el requisito de estar haciendo uso de las aguas a la fecha de entrada en vigencia del Código de Aguas.

De ese modo, según asegura, el solicitante no reúne los requisitos previstos en la disposición legal en comento, puesto que no ha utilizado las aguas personalmente por el lapso de cinco años exigido por la ley.

Afirma enseguida que en materia de aguas no cabe la posesión de derechos sin competente inscripción y subraya que en el inciso primero del artículo 2° transitorio la ley se refiere a los solicitantes de dicha regularización como "usuarios" y no como poseedores.

SEGUNDO

Que a continuación denuncia que el fallo transgrede el artículo 717 del Código Civil al aplicarlo a un usuario y no a un poseedor, como lo requiere la ley.

En tal sentido explica que el vicio denunciado se verifica en tanto el fallo aplica la agregación de posesiones contemplada en el artículo 717 a un usuario y no a un poseedor.

Arguye que los falladores confunden a un usuario de las aguas con un poseedor de las mismas y emplean enseguida las normas sobre la posesión contempladas en el Código Civil, aplicación que, según manifiesta, vulnera los principios interpretativos establecidos en los artículos 19 a 24 del Código Civil, en especial en el artículo 20, pues el legislador ha definido la posesión en el artículo 700 del Código Civil y el uso en su artículo 811.

Asimismo, estima que, dado el carácter restrictivo del artículo 2° transitorio del Código de Aguas, resulta evidente que se ha dejado de hacer uso del artículo 20 del mismo cuerpo legal, que previene que existe posesión en este específico ámbito cuando el derecho de aprovechamiento se encuentra inscrito, de modo que con anterioridad sólo existe un mero uso.

TERCERO

Que, por último, el recurso acusa que el fallo quebranta las normas sobre interpretación de la ley, contenidas en los artículos 19 a 24 del Código Civil.

Sobre el particular afirma que los sentenciadores contravienen las referidas normas al confundir las palabras “uso”, que se encuentra definida en el artículo 811 inciso primero del Código Civil, con “posesión”, que ha sido conceptualizada en el artículo 700 del mismo cuerpo legal, a la vez que desconocen la posesión definida en el artículo 20 inciso primero del Código de Aguas y la identifican con la posesión establecida en el Código Civil, haciendo aplicable a su respecto una norma que nada tiene que ver con la naturaleza de la posesión del Código de Aguas, como es el artículo 717 del Código Civil.

Añade que el tenor literal del tantas veces citado artículo 2° transitorio es claro en cuanto se refiere a “uso” y a “usuarios” de las aguas y no a posesión de las mismas, por lo que se debe aplicar la definición legal de tales expresiones, como lo ordena el artículo 19 del Código Civil.

CUARTO

Que al referirse a la influencia que tales vicios habrían tenido en lo dispositivo del fallo el recurrente afirma que, de no haberse incurrido en ellos, se habría denegado la solicitud de regularización de derechos de aprovechamiento de aguas, con costas.

QUINTO

Que para el análisis del recurso es necesario consignar que en autos H. delC.G.C. solicitó la regularización de un derecho de aprovechamiento de aguas de carácter consuntivo, de ejercicio permanente y continuo, por un caudal total de 15 litros por segundo, que se extrae de la quebrada Puente de Dios, y de otro derecho de aprovechamiento de aguas de carácter consuntivo, de ejercicio permanente y continuo, por un caudal total de 10 litros por segundo, que se capta de la quebrada El Tigre, los que recaen sobre aguas superficiales y corrientes de la cuenca del Rapel, Provincia de Colchagua, Sexta Región en la comuna de Nancagua, recursos que luego se acopian en una poza natural de acumulación de 700.000 metros cúbicos de capacidad.

Explica que desde aproximadamente el año 1920 hasta la fecha se han utilizado dichas aguas, con las características...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS