Causa nº 5086/2017 (Apelación). Resolución nº 195751 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 25 de Abril de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 677880981

Causa nº 5086/2017 (Apelación). Resolución nº 195751 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 25 de Abril de 2017

Fecha de Resolución:25 de Abril de 2017
Movimiento:REVOCADA SENTENCIA APELADA QUE (M)
Rol de Ingreso:5086/2017
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:532-2016 - C.A. de San Miguel
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, veinticinco de abril de dos mil diecisiete .

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada con excepción de sus fundamentos tercero a quinto, que se eliminan.

Y se tiene en su lugar y además presente:

Primero

Que en estos autos comparece la abogada Pamela Caro Gómez, en representación de C.B.M., ejerciendo la denominada acción de amparo económico prevista en el artículo único de la Ley N° 18.971, en resguardo del derecho de este último a desarrollar una actividad económica lícita garantizado en el artículo 19 N° 21 de la Constitución Política de la República, el que habría sido vulnerado por la Sociedad Administradora del Terminal Pesquero Metropolitano S.A.

Explica que el 1 de agosto de 2014 C.B.M. y la recurrida celebraron un contrato de arrendamiento, de duración indefinida, respecto del local denominado Casino N° 3, que sería destinado a la venta al por mayor de pescados, moluscos, crustáceos y otros derivados de la pesca y productos afines. Añade que el 15 de octubre pasado su parte se enteró, de manera informal, de la decisión de la recurrida de ordenar el cierre de las puertas de acceso vehicular al terminal pesquero desde las 11:00 de la mañana en adelante, con el supuesto objeto de combatir la descarga de productos de contrabando, todo lo cual constaría en el Reglamento de funcionamiento Interno, documento que no ha sido entregado al recurrente.

Agrega que la Administración del Terminal Pesquero manifestó que se permitirá el libre acceso vehicular a los locales, siempre y cuando los clientes accedan a solucionar un nuevo peaje, adicional al que ya pagan en la portería general del recinto, medida que, según aduce, no se aplica a los clientes que ingresan al restaurant “R.N.”, que se encuentra en el frontis de las instalaciones y que es administrado por la misma sociedad recurrida.

Subraya que las citadas decisiones obstaculizan el derecho del actor a realizar una actividad económica que no es contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional y que, más aun, tiene su fundamento en un contrato de arrendamiento cuyo objeto corresponde a la comercialización de productos del mar. En tal sentido alega que el arrendatario, esto es, su parte, ha requerido en innumerables ocasiones la suscripción de un anexo del mencionado contrato, en el que se establezca que el giro de su local es de casino.

Explica enseguida que durante los meses de octubre y noviembre de 2016 los arrendatarios, y en especial el recurrente, han sido objeto de hostigamiento por vías de hecho de parte de la recurrida, destacando que lo que realmente pretenden los administradores del Terminal es dar otro destino a los locales que ocupan.

Finalmente sostiene que el actuar de la sociedad recurrida se traduce en un severo perjuicio para el recurrente, quien ya no puede trabajar normalmente en el terminal al impedirse, o al menos entrabarse, el libre acceso del público a sus dependencias.

Termina solicitando que se acoja el recurso de amparo económico incoado y que se adopten las medidas necesarias para el restablecimiento del imperio del derecho, ordenando al demandado que alce la medida de cierre de las puertas de acceso para el público en general; que se instruya al cuerpo de seguridad del Terminal Pesquero Metropolitano para que abra las puertas de libre acceso a público para el ingreso de vehículos hasta las 17:00 horas, posibilitando así que los clientes puedan estacionar frente al local del actor; que se exima del pago de “peaje” a aquellos de sus clientes que ingresen en vehículo y que se adecúe la cláusula contractual que define la naturaleza del contrato de arriendo, cambiándola de “local al por mayor” por “casino de libre acceso a público”, con costas.

Segundo

Que al informar la recurrida solicita el rechazo de la acción intentada, con costas, esgrimiendo que en el contrato que celebró con el señor B. se estipula que el local al que se refiere debía ser destinado exclusivamente a la venta, mayorista, de pescados y mariscos frescos; además, se pactó que todos los arrendatarios quedarían sometidos a las limitaciones y condiciones reguladas en el Reglamento de Funcionamiento Interno del Terminal, precisando que el arrendatario no podría otorgar una destinación distinta al establecimiento, como por ejemplo expendio de comidas y bebidas.

Sostiene que su representada ha actuado conforme a derecho y en pleno respeto de la normativa, sin vulnerar los derechos del recurrente.

Consigna que, dados los incumplimientos del contrato en que ha incurrido el arrendatario, su parte solicitó la intervención del árbitro designado en el contrato, tribunal que se encuentra constituido desde el 08 de noviembre de 2016 para conocer de las controversias y término de la convención.

En cuanto a la procedencia del recurso deducido, alega que esta Corte ha establecido que la acción de amparo económico de la Ley N° 18.971 protege la garantía constitucional de “la libertad económica” de los particulares frente al Estado empresario, por lo que, dados los fundamentos del recurso deducido en autos, éste debe ser declarado improcedente, puesto que, como resulta evidente, la acción en examen versa sobre una relación contractual.Al ampliar su informe indica, en lo que concierne a la reja que impide el libre acceso de vehículos al lugar, que fue instalada hace varios años con el objeto de controlar y regular el acceso al terminal y que el horario de cierre al que se refiere el recurso se implementó para proceder al lavado y limpieza del recinto.

Subraya que el reglamento interno está a disposición de los interesados en las oficinas de la administración y, en lo relativo al pago de peaje aludido por el actor, enfatizó que sólo se paga una vez y que responde a razones de seguridad y limpieza.

Finalmente, y en lo que atañe al restaurant “R.N.”, explica que no es explotado por su representada y que las personas que se dirigen hacia ese establecimiento deben pagar peaje para acceder tanto a dicho recinto como al resto de las instalaciones del terminal.

Tercero

Que como se ha dicho en otras oportunidades por esta Corte, el artículo único de la Ley Nº 18.971, bajo el título de: "Establece recurso especial que indica", ha creado el comúnmente denominado "recurso de amparo económico", acción que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA