Causa nº 28586/2016 (Casación). Resolución nº 615517 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 24 de Octubre de 2016 - Jurisprudencia - VLEX 651752693

Causa nº 28586/2016 (Casación). Resolución nº 615517 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 24 de Octubre de 2016

Rol de Ingreso en Primer Instancia:C-34661-2011 - 000000000-0
Rol de Ingreso:28586/2016
Movimiento:INVALIDADA DE OFICIO (M)
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:1413-2015 - C.A. de Santiago
Fecha de Resolución:24 de Octubre de 2016
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, veinticuatro de octubre de dos mil dieciséis. Vistos: En estos autos rol Nº 28.586—2016 sobre juicio ordinario de indemnización de perjuicios, caratulados "S.S.K. con Servicio de Salud Metropolitano y otro”, la parte demandante interpone recurso de casación en el fondo en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago que confirmó el fallo de primer grado que rechazó la demanda. Se trajeron los autos en relación. Considerando: Primero: Que en virtud de la facultad contemplada en el artículo 775 del Código de Procedimiento Civil, esta Corte estima del caso examinar si la sentencia en estudio se encuentra extendida legalmente. Segundo: Que el legislador se ha preocupado de establecer las formalidades a que deben sujetarse las sentencias definitivas de primera o única instancia y las de segunda que modifiquen o revoquen en su parte dispositiva las de otros tribunales —categoría esta última a la que pertenece aquella objeto de la impugnación en análisis—; las que, además de satisfacer los requisitos exigibles a toda resolución judicial, conforme a lo prescrito en los artículos 61 y 169 del Código de Procedimiento Civil, deben contener las enunciaciones contempladas en el artículo 170 del mismo cuerpo normativo, entre las que figuran —en lo que atañe al presente recurso— en su numeral 4, las consideraciones de hecho o de derecho que sirven de fundamento a la sentencia. Tercero: Que esta Corte, dando cumplimiento a lo dispuesto por la Ley N° 3.390 de 1918, en su artículo 5° transitorio, dictó con fecha 30 de septiembre de 1920 un Auto Acordado en que regula pormenorizada y minuciosamente los requisitos formales que, para las sentencias definitivas a que se ha hecho mención, dispone el precitado artículo 170 del Código de Procedimiento Civil. R. al enunciado exigido en el Nº 4 de este precepto, el Auto Acordado dispone que las sentencias de que se trata deben expresar las consideraciones de hecho que les sirven de fundamento, estableciendo con precisión aquéllos sobre que versa la cuestión que haya de fallarse, con distinción entre los que han sido aceptados o reconocidos por las partes y los que han sido objeto de discusión. Agrega que si no hubiera discusión acerca de la procedencia legal de la prueba, deben esas sentencias determinar los hechos que se encuentran justificados con arreglo a la ley y los fundamentos que sirven para estimar los comprobados, haciéndose, en caso necesario, la apreciación correspondiente de la prueba de autos conforme a las reglas legales. Si se suscitare cuestión acerca de la procedencia de la prueba rendida —prosigue el Auto Acordado— deben las sentencias contener los fundamentos que han de servir para aceptarla o rechazarla, sin perjuicio del establecimiento de los hechos en la forma expuesta anteriormente. Prescribe, enseguida: establecidos los hechos, se enunciarán las consideraciones de derecho aplicables al caso y, luego, las leyes o, en su defecto, los principios de equidad con arreglo a los cuales se pronuncia el fallo; agregando que, tanto respecto de las consideraciones de hecho como las de derecho, debe el tribunal observar, al consignarlos, el orden lógico que el encadenamiento de las proposiciones requiera. Cuarto: Que la importancia de cumplir con tal disposición la ha acentuado esta Corte Suprema por la claridad, congruencia, armonía y lógica en los razonamientos que deben observar los fallos. La exigencia de motivar o fundamentar las sentencias no sólo dice relación con un asunto exclusivamente procesal referido a la posibilidad de recurrir, sino que también se enmarca en la necesidad de someter al examen que puede hacer cualquier ciudadano de lo manifestado por el juez y hace posible, asimismo, el convencimiento de las partes en el pleito, evitando la impresión de arbitrariedad al tomar estas conocimiento del porqué de una decisión judicial. Quinto: Que los jueces, para dar estricto cumplimiento a lo dispuesto por el legislador, deben ponderar toda la prueba rendida en autos, tanto aquella en que se sustenta la decisión como la descartada o aquella que no logra producir la convicción de los sentenciadores en el establecimiento de los hechos, lo cual no se logra con la simple enunciación, de tales elementos, sino que con una valoración racional y pormenorizada de los mismos. Cabe, en este mismo sentido, tener presente que "considerar" implica la idea de reflexionar detenidamente sobre algo determinado y concreto. En consecuencia, es nula, por no cumplir con el precepto del Nº 4 del artículo 170 del Código de Procedimiento Civil, la sentencia que hace una estimación de la prueba y deduce una conclusión referente a la materia debatida sin analizarla en su totalidad, aquella que realiza tal labor en términos generales. Sexto: Que asentadas las ideas anteriores cabe precisar que en estos autos comparecen K.S.S. y C.S.C., incoando la acción de indemnización de perjuicios en contra de la Corporación Municipal de Educación, Salud, Cultura y Recreación de La Florida y en contra del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, órganos a los que se les imputa haber incurrido en falta de servicio. Fundan la demanda explicando que son padres de C.I.S.S., quien presentó un cuadro respiratorio que se inició el día 23 de julio de 2007, cuando tenía 2 meses y 14 días de edad, que se agravó el jueves 26 del mismo mes y año, por lo que concurrieron en la tarde al Consultorio Villa O'Higgins, lugar en que se le diagnostica con neumonía, por lo que fue derivado de urgencia al Servicio de Urgencia Pediátrica del Hospital Doctor Sótero del Río. Agregan que en este recinto se le practica un tratamiento con un puff cada 10 minutos, pasando luego a Kinesiología, ordenándosele una radiografía, diagnosticando el médico de turno que el menor tenía una bronquitis aguda, derivándolo a su hogar, recetándole dos puff cada 4 horas e indicándole control para el día lunes 30 de junio en, el Consultorio Villa O'Higgins. Refiere que al día siguiente, la madre del menor notó que su hijo se estaba colocando azul, por lo que lo llevó nuevamente al Consultorio Villa O'Higgins, donde la encargada le comunicó que, consultada con la doctora, sólo procedía saturarlo. De vuelta en su domicilio y, atendido que el estado de salud del niño empeoraba decidió llevarlo en la tarde del mismo día nuevamente al consultorio, siendo atendido el lactante por un doctor aproximadamente a las 22 horas, diagnosticándole una bronquitis, recetándole amoxicilina, salbutamol con inhalador, según lo viera obstruido o no y, si lo estaba, lo llevara a Kinesiología, siendo derivado por tercera vez a su domicilio. Añade que el domingo 29 de julio el niño tuvo una aparente mejoría, a las 00:00 horas se tomó su mamadera conjuntamente con los medicamentos prescritos, a las 04:00 horas sus padres lo despertaron y le realizaron la inhalación indicada, se le dio pecho e hizo dormir; sin embargo, todo ello era apariencia de mejoría, ya que alrededor de las 09:00 horas, el revisar al niño, éste estaba morado y con espuma en la boca, por lo que partieron al Consultorio Villa O'Higgins, lugar en que se constató el fallecimiento del niño, estableciendo el estudio anatomopatogólico que la causa del fallecimiento fue una bronconeumonía bilateral. Esgrime que los hechos demuestran la negligencia con la que se atendió al menor, siendo la edad, de éste un factor de riesgo que no fue considerado con el cuidado y la diligencia debida en las reiteradas consultas médicas. Agrega que los síntomas que presentaba el menor el día 26 de julio de 2007 no podían sino llevar a su hospitalización inmediata conforme al diagnóstico de neumonía. Por otro lado, en relación a la atención del día 27 de julio en la noche, la auditoría a la ficha clínica estableció que ésta no cumple normas, pues no se describe la severidad del SBO ni el motivo por el cual se indica el antibiótico, no se describe sospecha de neumonía ni se indica control. Séptimo: Que al contestar la demanda el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente esgrimió que el menor C.I.S.S. ingresó a la Unidad de Emergencias Pediátricas el día 26 de julio de 2007 a las 23:01 horas, en condiciones generales estables, efectuándosele kinesiterapia respiratoria con lo que se logra una mejoría sustancial de su estado general, lográndose una saturación de 98%. Sostiene que se le prescribió 3 puff con Salbutamol cada 10 minutos, tres veces al día e indica control que, en consideración a la edad del menor y el diagnóstico formulado, debe realizarse en las próximas 24 horas en el consultorio respectivo. En razón de lo anterior sostiene que en las atenciones y el tratamiento del menor, en relación a la atención el día 26 de Julio, fue acertada. En tanto, la Corporación Municipal de La Florida señala que el día 26 de julio de 2007 el niño ingresó a urgencia del CESFAM estabilizándose y derivándose a urgencias del Hospital Sótero del Río, recomendando radiografías de tórax, procedimiento que se ajusta al protocolo. Agrega que con fecha 27 de junio de 2007 la madre se presenta nuevamente en el CESFAM junto al menor, aduciendo que éste presentaba hiperoxia, dificultades respiratorias y tos. Sostiene que, al haber un diagnóstico por parte del Hospital Sótero del Río de bronquitis, se actúa nuevamente conforme al protocolo y se le aplican medicamentos en aerosol, dándose de alta a su domicilio, indicándosele que debe dirigirse para estos casos al Hospital Sótero del Río porque ya se había derivado a ese recinto el tratamiento del niño; sin embargo, esa misma noche, a las 22:00 horas, contrariando la instrucción de los médicos del CESFAM, la demandante insiste en regresar con el lactante, quien seguía presentando tos, siendo atendido por el doctor F., quien le diagnostica Síndrome Bronquial Obstructivo y Bronquitis,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS