Causa nº 92863/2016 (Casación). Resolución nº 26 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 21 de Agosto de 2017 - Jurisprudencia - VLEX 691772345

Causa nº 92863/2016 (Casación). Resolución nº 26 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 21 de Agosto de 2017

Fecha de Resolución:21 de Agosto de 2017
Movimiento:SENTENCIA DE REEMPLAZO (M)
Rol de Ingreso:92863/2016
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:118-2016 - C.A. de La Serena
Rol de Ingreso en Primer Instancia:C-4952-2013 - 2º JUZGADO DE LETRAS DE LA SERENA
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, veintiuno de agosto de dos mil diecisiete.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 785 del Código de Procedimiento Civil, se procede a dictar la correspondiente sentencia de reemplazo.

Vistos: Se reproduce la sentencia en alzada, a excepción de sus considerandos trigésimo a trigésimo quinto, que se eliminan.

De la sentencia de casación que antecede se reproducen los motivos sexto y noveno.

Asimismo, de la sentencia casada se reproduce su parte expositiva y los considerandos décimo séptimo y décimo octavo.

Y se tiene además presente: 1.- Que, en estos autos quedó asentado que “Constructora Branex Ltda”, en calidad de empleadora de J.M.I.O., tiene responsabilidad respecto generada en virtud de los incumplimientos de la normativa legal que regía el vínculo contractual que los ligaba, toda vez que, en virtud del contrato de trabajo suscrito, este último se obligó a prestar servicios para la primera, en calidad de chofer mecánico, en faenas de movimiento de tierra en la obra denominada “Mejoramiento Ruta 41 CH, Sector Juntas del Toro-Puente El Camarón”, ubicada en la Provincia del Elqui, Región de Coquimbo, pactándose una jornada extraordinaria de trabajo, mediante turnos de 10 días corridos de trabajo continuo por 5 días de descanso, y en horarios de mañana desde las 8 y las 13 horas y durante la tarde entre las 14 y la 18 horas. Sin embargo, su empleador no sólo no cumplió con sus obligaciones, toda vez que el trabajador laboró durante 14 días seguidos, incluyendo turnos nocturnos, sino que además incumplió la normativa de higiene y seguridad, toda vez que el campamento que construyó para el descanso, en atención a que las obras se desarrollaban en el sector cordillerano, no cumplía las mínimas condiciones de aislamiento térmico y acústico, cuestión que fue determinante en el accidente sufrido el día 28 de octubre del 2013, en el que el referido trabajador perdió la vida mientras conducía un camión aljibe, al volcar hacia el lado izquierdo de la vía, constatándose que la conducción era realizada en condiciones físicas deficientes, relacionadas con la fatiga y cansancio acumulado, lo que determinó que se quedara dormido al volante. 2.- Que, sobre la base de tales antecedentes, como se señaló, los sentenciadores establecieron la responsabilidad de la empresa contratista, acudiendo a lo establecido en el artículo 69 de la Ley N° 16.744, que consagra la posibilidad de exigir responsabilidad civil cuando el accidente se deba a culpa o dolo de la entidad empleadora o de un tercero y al artículo 184 inciso 1º del Código del Trabajo que contempla el deber general de protección al trabajador que constituye una obligación del empleador.

En efecto, la situación de la parte demandante en relación a los demandados queda comprendida en el supuesto previsto en la letra b) del artículo 69 de la Ley N° 16.744, en tanto se trata de terceros que no fueron parte del vínculo laboral, y a quienes el accidente -ocasionado por culpa o dolo de la entidad empleadora o de un tercero-, les ha causado daño. Estos terceros, víctimas por repercusión o rebote –designadas en el citado texto como “las demás personas”-, pueden reclamar al empleador o terceros responsables del accidente, también las otras indemnizaciones a que tengan derecho, con arreglo a las prescripciones del derecho común, incluso el daño moral. 3.- Que lo anterior es trascendente toda vez que el fallo, en cuanto asienta la responsabilidad de Constructora Branex Ltda”, bajo los supuestos que han sido expuestos, se encuentra ejecutoriado puesto que confirmada la decisión de primer grado por la sentencia de segunda instancia, no fue objeto de recurso alguno, por lo que esta Corte debe estar a tales supuestos y determinaciones al dictar este fallo de reemplazo, pues el error de derecho constatado en la sentencia de casación que antecede se relaciona únicamente con la procedencia de la responsabilidad del Fisco de Chile, por lo que no se puede analizar nuevamente los supuestos que determinan la responsabilidad de la referida empresa, no sólo por una cuestión de competencia sino porque además lo impide el principio aplicable en la especie de “tantum devolutum appellatum”, conforme al cual el tribunal ad quem sólo tiene facultades para conocer de los puntos impugnados por el recurso. 4.- Que, asentado lo anterior, se debe precisar que si bien la actora demanda la responsabilidad del Fisco invocando el régimen de la falta de servicio, que incluye la actividad jurídica ilegal de la Administración, su mala organización, el funcionamiento defectuoso, las omisiones o silencios cuando debió actuar, que tiene su origen en los artículos 38 de la Constitución Política de la República, 4° y 42 de la Ley N° 18.575, lo cierto es que en su construcción tal estatuto jurídico se encuentra estrechamente vinculado con el incumplimiento de obligaciones de origen legal, contempladas en el Código del Trabajo y la legislación del ramo, en términos tales que para establecer la responsabilidad de aquel es imprescindible realizar un análisis normativo particular. 5.- Que, en nuestro ordenamiento jurídico, la Ley N° 4.055 de 1924 establece la responsabilidad exclusiva del empleador respecto de los accidentes del trabajo, disposición adecuada por el Decreto Ley N° 379 de 1925 y Decreto con Fuerza de Ley N° 170 y 8 de 1931 o Código del Trabajo. Este principio permaneció vigente hasta la promulgación de la Ley N° 16.744 de 1968, en que se reguló integralmente la materia, tanto para el área privada como pública y regló en términos amplios los riesgos a que se refiere la responsabilidad. Esta normativa es la que permite sostener la obligación general de seguridad que se debe a todo trabajador del sistema público o privado.

En este orden de consideraciones, resulta trascendente reproducir el artículo 184 del Código del Trabajo, que en su inciso primero establece: “El empleador estará obligado a tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores, informando de los posibles riesgos y manteniendo las condiciones adecuadas de higiene y seguridad en las faenas, como también los implementos necesarios para prevenir accidentes y enfermedades profesionales”.

Del claro tenor de la norma recién transcrita, fluye que el empleador se constituye en deudor de seguridad de sus trabajadores, lo cual importa exigir la adopción de todas las medidas correctas y eficientes destinadas a proteger la vida y salud de aquéllos.

Es en la referida normativa que los sentenciadores afincan la responsabilidad de la empresa contratista empleadora directa del trabajador fallecido, en virtud de la facultad que les otorga el artículo 69 de la Ley N° 16.744 a las víctimas por repercusión o rebote para demandar en sede civil la responsabilidad que deriva del incumplimiento del deber general de protección de la vida y la salud de los trabajadores, obligación que constituye un principio que se encuentra incorporado no sólo a todo contrato suscrito entre particulares, sino que es un elemento de la esencia en cualquier relación empleadortrabajador, sea ésta de índole particular o con órganos del Estado.

En este aspecto, el citado artículo 184 del Código del Trabajo, que establece el principio rector en materia de obligaciones de seguridad del empleador, en concordancia con el artículo 68 de la Ley N° 16.744, pone de cargo del empleador acreditar que ha cumplido con este deber legal de cuidado si el accidente ha ocurrido dentro del ámbito de actividades que están bajo su control, debiendo en principio presumirse su culpa por el hecho propio, correspondiendo probar la diligencia o cuidado a quien ha debido emplearlo, en el caso sub lite, a la empresa demandada en su calidad de empleadora directa, cuestión que no acreditó. 6.- Que, prosiguiendo el análisis, con el objetivo concreto de determinar la procedencia de la responsabilidad demandada respecto del Fisco de Chile, resulta relevante exponer el texto del artículo 183-E del Código del Trabajo, que establece: “Sin perjuicio de las obligaciones de la empresa principal, contratista y subcontratista respecto de sus propios trabajadores en virtud de lo dispuesto en el artículo 184, la empresa principal deberá adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de todos los trabajadores que laboran en su obra, empresa o faena, cualquiera sea su dependencia, en conformidad a lo dispuesto en el artículo 66 bis de la Ley 16.744 y el artículo 3° del Decreto Supremo N° 594 de 1999 del Ministerio de Salud.

En los casos de construcción de edificaciones por un precio único prefijado, no procederán las obligaciones y responsabilidades señaladas en el inciso precedente, cuando quien encargue la obra sea una persona natural.

Sin perjuicio de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA