Causa nº 41480/2017 (Apelación). Resolución nº 21 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 29 de Mayo de 2018 - Jurisprudencia - VLEX 726269897

Causa nº 41480/2017 (Apelación). Resolución nº 21 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 29 de Mayo de 2018

Fecha de Resolución:29 de Mayo de 2018
Movimiento:REVOCADA SENTENCIA APELADA QUE (M)
Rol de Ingreso:41480/2017
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:14643-2017 - C.A. de Santiago
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, veintinueve de mayo de dos mil dieciocho.

Al escrito folio N° 22.124-2018: a lo principal y otrosí, estese a lo que se resolverá.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada con excepción de sus fundamentos sexto y séptimo, que se eliminan.

Y se tiene en su lugar y, además, presente:

Primero

Que en autos V.H.A.M. dedujo recurso de protección, por sí y en favor de los propietarios de terrenos colindantes cuyos derechos hayan podido verse afectados también, en contra del Director de Obras de la Municipalidad de Ñuñoa y respecto, además, de dicho municipio, calificando como un acto arbitrario e ilegal el otorgamiento del Permiso de Edificación N° 37, de 3 de febrero del año 2017, por cuyo intermedio se autoriza la construcción de un edificio de cinco pisos en los predios situados en calle P.T.N.° 1278 y N° 1288, de la señalada comuna, acto administrativo que, según manifiesta, amenaza y perturba los derechos consagrados por el artículo 19 N° 1, N° 2, N° 8 y N° 24 de la Constitución Política de la República.

Como fundamento de su acción cautelar el recurrente afirma que el acto impugnado es ilegal y arbitrario, en primer término, debido a que por su intermedio se decidió que la norma urbanística aplicable en la zona en que se ubican los inmuebles es la que señala una distancia mínima de antejardín de 5 metros, aun cuando no existe disposición alguna que permita justificar semejante determinación, máxime considerando que el Director de Obras carece de facultades para interpretar las disposiciones urbanísticas. Enseguida añade que, sin perjuicio de lo expuesto, el acto impugnado adolece de otras diversas irregularidades, entre las que destaca, verbi gracia, la tardanza en corregir las observaciones efectuadas al proyecto; las fallas que afectan al estudio de sombras presentado por el titular del mismo; la utilización del subsuelo del antejardín; la ocupación del subsuelo del terreno en dirección a los deslindes, más allá de lo permitido, o la utilización de más de un 20% de la superficie de la planta del último piso.

Respecto de la dimensión de los antejardines expuso, en síntesis, que dicha materia es regulada en el artículo 26 del Plan Regulador de Ñuñoa, en el que se dispone que: “Las condiciones de subdivisión predial y edificación en cada una de las zonas, serán las siguientes", añadiendo, en relación a la zona Z-4M y en lo que interesa, que en superficies iguales o superiores a 1.000 metros cuadrados se puede edificar hasta 5 pisos, con una altura máxima de 14 metros medida desde la solera, especificando enseguida, en cuanto a las medidas de antejardines, que para los edificios de 1 a 3 pisos serán de 5 metros, mientras que para los de 4 pisos se remite al “artículo 11 de esta Ordenanza", en cuya virtud “los edificios de 4 ó más pisos que se construyan en las Zonas [...] dejarán un antejardín de 8 m como mínimo”. De lo dicho el recurrente infiere que el mentado instrumento no regula esta materia en lo que atañe a edificaciones de 5 pisos, pese a lo cual el recurrido ha fijado dicha distancia en 5 metros, decisión que califica de ilegal y arbitraria, pues resulta inexplicable que una construcción de cuatro pisos requiera una extensión de antejardín mayor que la que se exige a un edificio de cinco pisos, esto es, de mayor altura.

En cuanto dice relación con el estudio de sombras presentado por el titular del proyecto, aduce que se encuentra afectado por diversas irregularidades, puesto que incluye adosamientos en el volumen teórico del deslinde sur, pese a que los mismos no se aprecian realmente en el lado sur, pues se trata de muros medianeros que han sido modificados con el único fin de aumentar la sombra en el Volumen Teórico y disminuirla en el Volumen Proyectado; sostiene que el estudio, además, no respeta el distanciamiento exigible hacia los predios vecinos, en particular respecto del deslinde sur, que es el más afectado con la sombra propia del invierno, desde que no se respeta la rasante de 60°; añade que tampoco cumple con la distancia del antejardín en el lado oriente, en tanto considera uno de cinco metros y no de ocho, como debió hacerlo; manifiesta que el estudio de sombras yerra, asimismo, en lo que se refiere a la altura del volumen proyectado, pues emplea, respecto de los deslindes oriente y poniente, una de 12,21 metros, mientras que los planos dan cuenta de una elevación en tales costados de 12,71 metros; por último, asegura que el estudio tampoco cumple con las exigencias previstas en el artículo 2.6.14 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, puesto que se realizó en una escala de 1:200 y no de 1:250 ó de 1:500, como allí se prevé.

Luego asevera que el permiso es también ilegal desde que no respeta la ocupación del subsuelo en relación a los deslindes con los predios vecinos, destacando que los trece estacionamientos para vehículos, los cuatro de bicicletas y las cuatro bodegas que detalla, así como el estanque de agua y la sala de máquinas se sitúan a menos de dos metros de tales demarcaciones; en tal sentido explica que el artículo 26 de la Ordenanza del Plan Regulador Comunal de Ñuñoa establece que los "espacios a ocuparse en el subsuelo, podrán acercarse hasta una distancia de 2 m del deslinde predial”.

Finalmente, arguye que el permiso es igualmente ilegal en tanto autoriza que la parte superior del edificio ocupe más de un 20% de la superficie de la planta del último piso, pues el Piso Mirador o terraza allí ubicado abarca, aproximadamente, un 26,5%. Al respecto acusa que dicha situación transgrede lo estatuido en el artículo 2.6.3 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, que en su penúltimo inciso prescribe que: "Las salas de máquinas, chimeneas, estanques, miradores, barandas o paramentos perimetrales, y similares elementos exteriores ubicados en la parte superior de los edificios podrán sobrepasar la altura de edificación máxima permitida, siempre que se encuentren contempladas en el proyecto aprobado, cumplan con las rasantes correspondientes y no ocupen más del 20% de la superficie de la última planta del edificio".

Al justificar la transgresión de los derechos constitucionales a que alude, sostiene que la construcción permitida por la autoridad causará malos olores y contaminación; que generará riesgos para su integridad física; que lo discrimina en relación a otros vecinos de la comuna; que desvaloriza su propiedad y que amenaza su derecho de dominio sobre la energía solar que le corresponde.

Durante la tramitación de los antecedentes solicitaron ser tenidos como parte, por estimar que sus derechos también han sido vulnerados, J.A.C. y G.C.S., petición a la que se accedió en primera instancia.

Segundo

Que al informar el recurrido solicitó el rechazo de la acción cautelar intentada, aduciendo que, dada su naturaleza...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA