Causa nº 7439/2010 (Otros). Resolución nº 89285 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 6 de Noviembre de 2013 - Jurisprudencia - VLEX 482703210

Causa nº 7439/2010 (Otros). Resolución nº 89285 de Corte Suprema, Sala Tercera (Constitucional) de 6 de Noviembre de 2013

Fecha de Resolución: 6 de Noviembre de 2013
Movimiento:RECHAZA CASACION EN EL FONDO
Rol de Ingreso:7439/2010
Rol de Ingreso en Cortes de Apelación:499-2007 - C.A. de Chillan
Emisor:Sala Tercera (Constitucional)
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Santiago, seis de noviembre de dos mil trece.

Vistos:

En estos autos Rol N° 499-2007 seguidos ante la Corte de Apelaciones de Chillán, por sentencia de veintisiete de agosto de dos mil diez, escrita a fojas 511, se rechazó el reclamo de ilegalidad interpuesto por Hotelera Somontur S.A. en contra del Decreto Alcaldicio N° 3998 de 19 de noviembre de 2007 de la Municipalidad de Chillán, que aprobó las bases de “Licitación Pública Nacional e Internacional Concesión de Activos Municipales ubicados en Termas Minerales de Chillán” y que aceptó la oferta presentada por Consorcio Chillán, otorgándole la concesión N° 1, que comprende la concesión para la administración y explotación del dominio esquiable, complejo turístico Valle Hermoso, Parque de Aguas y Baños Termales y concesión de aguas termales.

En contra de esta última decisión, la reclamante dedujo recurso de casación en el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

En los antecedentes del recurso es necesario consignar que el reclamo de ilegalidad municipal deducido por sociedad Hotelera Somontur S.A. dirigido contra la Municipalidad de Chillán denuncia la existencia de vicios que darían lugar a la nulidad de derecho público de la licitación pública para la concesión de activos municipales ubicados en Termas Minerales de Chillán. En el mismo reclamo se alegan una serie de infracciones legales producidas durante el proceso de licitación, fundado básicamente en que el Consorcio Chillán, conformado por las empresas Inversiones y Servicios S.A. e Hidrosán S.A., habrían presentado una oferta que adolecería de diversas irregularidades de forma y de fondo, por lo que el Municipio debió haberla dejado fuera de bases o haberla declarado inadmisible.

Corresponde además señalar que estos autos se han visto conjuntamente con el proceso rol N° 7370-2010 de esta Corte, que dice relación con la impugnación del Decreto Alcaldicio N° 3999 de 17 de noviembre de 2007 de la Municipalidad de Chillán, que aprobó las bases de “Licitación Pública Nacional e Internacional Concesión de Activos Municipales ubicados en Termas Minerales de Chillán” y que aceptó la oferta presentada por Consorcio Chillán, otorgándole la Concesión N° 2 que comprende la administración y explotación de la unidad de negocios del Hotel Municipal, actualmente denominado “Hotel Pirigallo”.

Para contextualizar los capítulos del recurso de casación respecto a ambos procesos es menester tener presente lo siguiente:

1) La Municipalidad de Chillán es dueña del predio denominado T.M. de Chillán ubicado en la comuna de Pinto de la Octava Región, el cual fue entregado en concesión a la empresa Hotelera Somontur S.A. en el periodo comprendido entre los años 1977 y 2007.

2) Por Decreto Alcaldicio N° 2.665 de 17 de agosto de 2007 la Municipalidad de Chillán llamó a propuesta pública para la licitación de concesión de activos municipales ubicados en Termas Minerales de Chillán, consignándose en el mismo decreto que las bases de la referida propuesta fueron aprobadas por acuerdo del Concejo Municipal N° 1282, de sesión extraordinaria de la misma fecha.

3) La licitación consideró la entrega de distintos bienes municipales a través de dos concesiones distintas, a saber, la Concesión N° 1, por un plazo de 30 años, que incluía la administración y explotación de las siguientes unidades de negocios: a) Concesión del Dominio Esquiable; b) Concesión del Complejo Turístico Valle Hermoso; c) Concesión del Parque de Aguas y Baños Termales, y d) Concesión de las Aguas Termales.

A su turno, la Concesión N° 2, por un plazo de veinte años, comprendía la administración y explotación del Hotel Municipal.

4) Mediante Decretos Alcaldicios números 3188 y 3818, ambos de 2007, el Municipio designó una Comisión de Apertura y de Evaluación de Ofertas Técnicas y Económicas, respectivamente.

5) Para la Concesión N° 1, el único oferente fue el Consorcio Chillán.

6) Para la Concesión N° 2, presentaron ofertas Serviland S.A., Hotelera Somontur S.A. y el Consorcio Chillán. El Decreto Alcaldicio N° 3881 de 12 de Noviembre de 2007, de la Municipalidad de Chillán, declaró fuera de bases las ofertas técnicas presentadas por los oferentes Serviland S.A. y Hotelera Somontur S.A., por haber obtenido cada una de ellas, en sus respectivas calificaciones, un puntaje inferior a 50 puntos. Por ende sólo quedó vigente la oferta presentada por el Consorcio Chillán S.A.

7) El proceso licitatorio culminó con la dictación de los Decretos N° 3998 y 3999, ambos de noviembre de 2007, que aprobaron las Bases de Licitación y adjudicaron las mencionadas Concesiones N° 1 y 2 a Consorcio Chillán.

Considerando:

Primero

Que, en primer término, el recurso de nulidad sustancial denuncia que la sentencia impugnada incurre en yerro jurídico al desestimar la nulidad de derecho público del Decreto Alcaldicio N° 3998, con lo cual se infringió lo dispuesto en los artículos 6 y 7 de la Constitución Política; 9 de la Ley N° 18.575; 2, 3 y 52 de la Ley N° 19.880; 2, 12, 56, 65 letra i), 71 y 79 de la Ley N° 18.695; 7 letra a) y 10 inciso 3° de la Ley N° 19.886; y 2 N° 3 y 19 del Decreto Supremo N° 250 que aprobó el Reglamento de la Ley N° 19.886, toda vez que las bases de licitación fueron aprobadas por el Concejo Municipal, en circunstancias que el órgano competente es el Alcalde. Alega que si bien la Alcaldesa Subrogante aprobó las bases de licitación, lo hizo en el mismo decreto que otorga la concesión, pese a que de los artículos 7 letra a) y 10 de la Ley N° 19.886 se infiere que el llamado a licitación pública requiere unas bases de licitación aprobadas por la autoridad competente. Añade que el tribunal, para salvar la aprobación tardía de las bases de licitación, le dio efecto retroactivo a ese acto, con lo cual se contravino el artículo 52 de la Ley N° 19.880. A su vez, apunta que con su razonamiento el juzgador le atribuyó a la sanción de nulidad de derecho público el carácter de saneable, lo que es improcedente. Asegura que la situación alegada impidió que los interesados pudieran ejercer, entre otros, el derecho a impugnarlas con arreglo a los supuestos del artículo 15 de la Ley N°19.880. Correspondía entonces, concluye el recurrente, que el tribunal declarara la nulidad de derecho público, tanto de las bases de licitación aprobadas por el Concejo Municipal como de todo el proceso y de los Decretos números 3998 y 3999, ambos de noviembre de 2007, mediante los cuales se adjudicaron las Concesiones N° 1 y N°2 y se aprobaron las citadas bases.

Segundo

Que, en segundo término, el recurrente da por infringidos los artículos 6, 7, 110 y 118 de la Constitución Política de la República y 1°, 3º, 4º, 5º letra c), 36, 63 letra f), 65 letras e) y j), 71 y 79 de la Ley N° 18.695, puesto que el decreto otorga la concesión respecto de un bien municipal que se encuentra ubicado fuera de la comuna, en circunstancias que la Municipalidad sólo puede ejercer su potestad administrativa dentro de la comuna, de modo que el bien sólo podía entregarlo en arrendamiento, teniendo en consideración que cuando una entidad pública celebra un contrato administrativo actúa como autoridad en el ejercicio de sus potestades y atribuciones.

Tercero

Que, en tercer término, el recurso da por infringidos los artículos y 9 inciso 2° de la Ley N° 18.575, 9 y 10 inciso 3° de la Ley N° 19.886, 41 del Decreto N° 250 del Ministerio de Hacienda del año 2004, que estableció el Reglamento de la Ley N° 19.886, y 1° de la Ley N° 19.880, por cuanto los sentenciadores vulneran lo prescrito en las bases de licitación atentando contra el principio de observancia estricta de las bases del concurso y de igualdad de los licitantes, que supone el deber de someterse a las bases de licitación, so pena de presentar una oferta no válida o inadmisible. Manifiesta que el propio tribunal da por acreditada la existencia de los errores formales en la presentación de la oferta de Consorcio Chillán consistentes en la omisión de copias y firmas y errores de foliación. Sostiene que no es aceptable el argumento de la sentencia que pretende sanear los incumplimientos del oferente en virtud de la regla del artículo 13 inciso 2° de la Ley N° 19.880, toda vez que el incumplimiento del oferente de los requisitos y exigencias establecidas en las bases no es un vicio de procedimiento o de forma que afecte la validez de un acto administrativo, sino que es el incumplimiento de una obligación que tiene su origen en la ley y en las propias bases de licitación; además la regla aludida sólo es aplicable a los vicios en que incurran los órganos de la Administración del Estado, pero no cuando quienes cometen los vicios son los particulares; y por último, los procesos concursales se rigen por disposiciones contenidas en una ley que tiene rango orgánico constitucional, la Ley N° 18.575 y por leyes y normas especiales, L.N.° 19.886 y Decreto N° 250 del Ministerio de Hacienda del año 2004 que se aplican con preeminencia a las normas de la Ley N° 19.880, que exhibe carácter de supletoria.

El recurrente enuncia diversas disposiciones de las Bases Administrativas que respaldan su conclusión, a saber, el número 8.1 que indica “…las ofertas que no cumplan con la presentación de los documentos exigidos en las presentes bases quedarán automáticamente fuera del proceso de licitación de la concesión N° 1 y serán declaradas fuera de bases” (…) “no aceptará, bajo ninguna circunstancia, que los oferentes entreguen documentos faltantes…con posterioridad al inicio del acto de apertura de las ofertas técnicas de la Concesión N° 1 y Concesión N° 2”. Y en las propias bases de licitación se establece que la oferta quedaba automáticamente fuera del proceso de licitación y debía ser declarada fuera de bases para el caso de que algún oferente no acompañe alguno de los documentos exigidos; y las mismas tampoco contemplaron la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA